Aptitudes directivas del empresario pyme

El autor destaca una serie de características que debe desarrollar todo directivo de una empresa, entre ellas, la flexibilidad, creatividad, resiliencia y el pensamiento estratégico.

Aptitudes directivas del empresario pyme

Por Juan Cruz Lozada, director de UADE Business School (Especial para Multitaskers)

Cuando hablamos de pymes, instantáneamente nos viene a la mente un variado tipo de empresas que tienen en común su menor porte y consecuentemente cierta desventaja a la hora de contar con la totalidad de los conocimientos necesarios para su éxito competitivo.

Asumimos que al tener un número más reducido de directivos y empleados, su base de conocimientos es menor que aquella de las grandes empresas. También que las restricciones económicas hacen que haya menos recursos (humanos y materiales), destinados a la captura de los conocimientos faltantes.

Por supuesto que es necesario que las pymes desarrollen estrategias para la captura de conocimientos técnicos y de negocios que les faltan. No obstante, esa preocupación muchas veces nos distrae de un objetivo igualmente importante como es el desarrollo de aptitudes directivas.

Gestionar exitosamente a una pyme va mucho más allá de incorporar conocimientos tecnológicos, financieros o de management. Requiere un conjunto de aptitudes directivas clave, las cuales se sostienen a través de un entramado de habilidades gerenciales, muchas de las cuales no son innatas, ni se incorporan a partir del estudio.

La gestión exitosa requiere liderar el cambio, es decir que el directivo debe ser efectivo a la hora de detectar las oportunidades de negocio que permanentemente brinda el mercado y disponer los ajustes organizacionales necesarios para su pleno aprovechamiento.  

Liderar el cambio

Liderar efectivamente el cambio requiere habilidades tales como la capacidad de anticipar el futuro antes que los competidores. Flexibilidad para incorporar nueva información y adaptarse a reglas de juego cambiantes. Creatividad para desarrollar soluciones novedosas que aporten valor creciente a sus clientes. Resiliencia para trabajar eficazmente bajo condiciones de alta presión y soportar la frustración. Pensamiento estratégico para establecer una visión a largo plazo y los caminos más efectivos para al alcanzarla.

Otra aptitud directiva clave es el liderazgo del equipo, lo cual implica la habilidad de orientar a los miembros del equipo en dirección de la visión organizacional, su misión y objetivos.

Coincidentemente con generar un ámbito de trabajo que fomente el desarrollo de los otros, que facilite la cooperación y el trabajo en equipo, así como que soporte la resolución constructiva de los conflictos.  

Es inherente a esta aptitud la habilidad para apalancarse en la diversidad de los miembros del equipos como modo contar con un mosaico de aptitudes diferenciales, desarrollar a otros como mecanismo de superación de las limitaciones cognitivas y actitudinales de la organización, la capacidad de construir equipo para aprovechar la energía grupal cuya suma debe ser superior a la suma de la individual y, por supuesto, gestionar eficazmente los naturales conflictos que se presentan en toda organización. 

"Es necesario que las pymes desarrollen estrategias para la captura de conocimientos técnicos y de negocios que les faltan."

Una tercera aptitud directiva clave es la conducción a resultados. Ello supone la habilidad de tomar decisiones que producen resultados de alta calidad analizando problemas, aplicando conocimientos y calculando riesgos. 

Por último, no debe olvidarse la aptitud directiva para construir coaliciones, en donde el empresario pyme debe contar con habilidades para la asociatividad, la capacidad de establecer acuerdos ganar-ganar, así como la habilidad de influir y negociar.

La gran pregunta es cómo lograr este conjunto de habilidades que no son necesariamente innatas. La experiencia indica que el mejor modo de resolverlo es entre pares y bajo una coordinación neutral que privilegie tanto la incorporación de conocimientos como el desarrollo de estas habilidades.

Existen distintos ámbitos, algunos de ellos académicos, en donde docentes con experiencia empresaria hacen de facilitadores de estos grupos de empresarios que buscan asociativamente desarrollar y compartir mejores prácticas y habilidades directivas. La mejor interrelación entre el mundo productivo y el mundo del conocimiento contribuye a generar espacios institucionales más virtuosos que tienden a favorecer a las empresas de quienes participan. No se quede afuera.

Solicitá más información de
las Tarjetas Corporativas llamando al
4310-3851 ó completando el siguiente formulario

No hagas negocios sin ella