Cómo elaborar un Plan Estratégico efectivo para el 2020

El modelo de planeamiento estratégico exige una nueva forma enmarcar los objetivos y trazar líneas de acción. Cómo crear un plan práctico y seguro que conlleve a la consecución de las metas y al progreso del negocio.

Cómo elaborar un Plan Estratégico efectivo para el 2020

El tiempo avanza, la sociedad crece, la tecnología se desarrolla y la estrategia, de negocios, se transforma. Presente estos cambios que provocan, por momentos, un entorno turbulento, dinámico e incierto para las empresas, la manera de planificar, pensar y elaborar un Plan Estratégico modifica su modelo estándar y crea una nueva forma de visualizar y prepararse para el futuro. Los modelos reconocidos y aceptados como las ‘Cinco fuerzas de Porter’ o el ‘FODA’ pierden su vigencia ante nuevo mundo empresarial y se reestructuran en base al contexto actual.

“El entorno al cual se enfrentan las empresas hoy en día hace que sea imposible mantener una ventaja competitiva durante un periodo de tiempo largo. Si a esto sumamos a que los ciclos de vida de productos y de servicios se han reducido drásticamente y que los nuevos desarrollos tecnológico exigen capacidades incrementales en las organizaciones, estamos ante una tormenta perfecta”, detalla en su entrevista con Multitaskers, Alejandro Zappe, Director de Aqnitio.

Esta restructuración de los modelos surge, además, por nuevas problemáticas que influyen en cada decisión de negocios. Para Federico Palazzo, CFO de Increase, “la incertidumbre de inflación o tipo de cambio, los incrementos salariales, el impacto que puede tener un nuevo producto en el mercado” son algunas de los principales conflictos y agrega: “Cuánto menos información histórica tenemos, mayor es la incertidumbre para proyectar”.

Definición, primer paso

Antes de destacar cuál es la modalidad más efectiva para crear un plan estratégico para tiempos de hoy, es importante definir primero qué es y qué incluye el mismo. En este sentido, es que Palazzo afirma que el plan estratégico “va a definir el rumbo y la dirección de la empresa” y agrega que, en base al mismo, “se realiza la bajada de los objetivos y los hitos que debe cumplir la empresa para lograr con las expectativas seteadas”.  Sobre lo que incluye, el CFO de la empresa que contribuye con empresas en la administración y crecimiento de su negocio, sostiene que están, por un lado, “todos los objetivos de la empresa” y, por otro, “la planificación financiera y económica de la compañía que determinan los resultados esperados”. 

Puesta la descripción y definido el contexto, el Director de Aqnitio remarca que una estrategia de éxito pasa por la creación de una propuesta de “valor diferencial” con una combinación de producto, mercado, modelo de negocio y tecnología: “Ese combo se debe redefinir en forma permanente. Pasar una ola de ventaja competitiva a otra. Y en este redefinirse, es vital la coherencia entre las nuevas definiciones de propuestas de valor con las capacidades organizacionales (lo que quiero hacer, con lo que puedo hacer como organización)”, sostiene en su entrevista con Multitkasers.

Los consejos

Para lograr un plan estratégico efectivo para el 2020 será importante tener en cuenta una serie de pasos. El primero de ellos, según el CFO de Increase, es comenzar por la proyección: “Hacia dónde quiere llevar su empresa hacia dónde quiere llevar su empresa. Una vez definido ese rumbo o dirección, comenzar a setear los objetivos o hitos y establecer la estrategia para cumplir los mimos”, detalla. En sintonía, Zappe declara que, en este lapso, la mecánica más adecuada (en función de la foto descripta), es “generar una visión de futuro sobre donde queremos competir, para luego revisar en los activos y ver cuál es el gap organizacional”. A su vez, agrega la importancia de tener “una mirada de largo plazo (Zoom out)”, para luego hacer foco “en las capacidades organizacionales de corto plazo (Zoom in)”.

Como segundo paso, el ejecutivo de Increase sostiene que, a raíz de lo anterior, “se empiezan a bajar las proyecciones de ventas, facturación, costos y comprendiendo si es viable o no mi curso de acción y si puedo alcanzar los objetivos”. Bajo esta línea, agrega la acción de plantear distintos escenarios: uno optimista, uno medio y otro pesimista. “Esto es importante para poder tener un curso de acción ante cualquier problemática, y que no nos agarre desprevenido cualquier problema que surja”.

A estas dos etapas el director de Aqnitio suma un nuevo concepto que no puede faltar en la creación de un Plan estratégico: la innovación. “Estrategia e innovación son dos caras de la misma moneda. No se pueden separar. Hay que innovar para definir el modelo de negocio, e innovar para definir la nueva ventaja temporal que nos distinga, por lo menos hasta la próxima ola”, reflexiona. Como cierre, agrega que el truco está “en focalizarse más que nunca en el cliente (con sus nuevas expectativas y necesidades), y nunca en la trampa de lo que hace mi competencia ni en el objetivo de resultado económico de corto plazo”.

Solicitá más información de
las Tarjetas Corporativas llamando al
4310-3851 ó completando el siguiente formulario

No hagas negocios sin ella