Federico Bongiorno, el emprendedor nómade que viaja por el mundo

Su último emprendimiento es una agencia de marketing digital que ya cuenta con la confianza de más de cuarenta empresas. Trabaja con un equipo remoto y desde cualquier parte del mundo. La historia del hacedor de las “empresas calmadas”.

Federico Bongiorno, el emprendedor nómade que viaja por el mundo

Federico Bongiorno tiene 24 años. Suficientes para haber recorrido más de 30 países y haber emprendido en distintos rubros. Es que, probablemente, sea el ideal perseguido por varios jóvenes que buscan combinar el trabajo con su pasión, en el caso de él, viajar. El joven ha dado charlas en la Digital Nomad Experience de Barcelona y Buenos Aires, en Red Innova, en el Digital Summit de Digital House y en WeWork, entre otros lugares y eventos. Aprovecha estos espacios para contar su historia de trabajar online y crear equipos remotos, buscando no sólo inspirar sino también brindar herramientas tangibles para ser un tipo de emprendedor nómade.

Lo que más valora Federico Bongiorno sobre su negocio es la posibilidad de elegir. “Nosotros creamos una empresa calmada. Es decir, tratamos de no correr estresados sino de trabajar en forma tranquila. Buscamos que cada una de las personas que forma parte trabaje desde donde es más feliz y productivo. Estoy convencido de que personas felices crean negocios felices”, asegura el Milliennial, quien cuenta con un equipo 100% online.

Superando barreras

Antes de terminar el secundario, Bongiorno ya tenía la inquietud de generar y emprender. Sin embargo, un viaje a Cuba con su madre fue un punto de inflexión para él. “Fue la primera vez que salía del país, donde conocí una cultura totalmente distinta a la nuestra y eso me mostró que había mucho más allá afuera. A partir de ese viaje, descubrí que quería este estilo de vida: trabajar desde Internet y viajar”, recuerda en diálogo con Multitaskers, el sitio de American Express para las Pymes.

El veinteañero reconoce que emprender no es una tarea sencilla. Desde pequeño, su familia le mostró el valor del trabajo y ser independiente. Entre las barreras que tuvo que superar, el emprendedor expresa: “Vencer la timidez para exponerme y mostrar lo que hago, haber comenzado de muy joven y que eso haga que los demás no confíen en uno hasta que demuestres lo contrario y, por último, tener que ir aprendiendo a gestionar personas a medida que el negocios crece. Siempre hay barreras nuevas y es parte del día a día aprender a sacarlas adelante”.

Decidir, pero antes, tener la solución

El emprendedor se inició estudiando turismo por su pasión por los viajes. Al poco tiempo de haber comenzado, se dio cuenta que la carrera no se orientaba hacia donde quería ir profesionalmente y decidió dejar la universidad. Sin embargo, fiel a su estilo, nunca toma una decisión sin antes tener la solución. “Siempre fui una persona autodidacta y, antes de comunicar mi decisión, ya había armado mi plan de estudio por fuera de la universidad. Mi manera de estudiar se apoyó en libros, cursos online de expertos internacionales y ejecución instantánea en mis proyectos”, afirma.

Desde su perspectiva, la única manera de tener esta libertad de aprendizaje es ser disciplinado en el plan de acción. De esta manera, pudo volcar todas las habilidades blandas en su primer emprendimiento. Empezó como un hobbie y culminó como un modelo de negocio que le permitió recorrer el mundo. Así, le dedicó el 100% a su blog de viajes.

The Lifestyle marketing y sus emprendimientos

Actualmente, Federico Bongiorno es uno de los fundadores de The Lifestyle marketing, una agencia online enfocada en la performance que ya ha recibido la confianza de más de cuarenta empresas. “Nuestro rol es realizar los anuncios en redes sociales –Facebook e Instagram- y Google con el fin de que estas empresas vendan más. Nuestro trabajo es que esa inversión en publicidad que realizan todos los meses rinda más”, profundiza Federico.

El equipo está conformado por más de quince personas con especialistas en cada área. A pesar de su gran presente, el joven jamás podría haber emprendido en la agencia sin su previa experiencia en varios emprendimientos, todos ellos enfocados en el mundo online. Al blog de viajes, le siguió un proyecto de venta de infoproductos (ebooks, plantillas), primeros clientes de marketing online de manera freelance, un ecommerce de productos de viaje que no prosperó debido al modelo dropshipping en la Argentina, una aplicación y, finalmente, la agencia de marketing. También realiza “mentorías uno a uno” con emprendedores que quieren desarrollar su marca personal o hacer crecer su emprendimiento con el mismo estilo con el que el joven creó los suyos.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella